lunes, 14 de diciembre de 2009

[Pagina12WEB] Noticia enviada por lisandro


logo espectaculos
Lunes, 14 de diciembre de 2009
Conflictos entre el director Paul Greengrass y Universal

Bourne en peligro de muerte

El director británico se enteró de que el estudio había contratado a un escritor para realizar un "guión paralelo" de la cuarta parte de la exitosa saga, y pegó un portazo que pone en riesgo todo el proyecto: Matt Damon es leal al cineasta.

/fotos/espectaculos/20091214/notas_e/na27fo01.jpg
Las tres películas de la franquicia Bourne llevan recaudados 700 millones de dólares.
Por Guy Adams *

Desde Los Angeles

En una carrera que abarca tres películas de acción, Jason Bourne ha sobrevivido a repetidos intentos de liquidarlo por parte de barones de la droga, la CIA, los gángsters rusos y fuerzas de seguridad representantes de la mitad de la OTAN. Pero ahora enfrenta la que quizá sea su mayor amenaza: un director británico que porta un hacha por demás peligrosa. El futuro del letal agente secreto, centro de una de las franquicias más valiosas del Hollywood actual, está en peligro luego de la renuncia de Paul Greengrass a la cuarta parte de la exitosa saga, tras una pelea con Universal Pictures.

Greengrass, quien dirigió La supremacía de Bourne en 2004 y El ultimátum de Bourne en 2007 –las cuales recaudaron un total de 700 millones de dólares en taquilla–, decidió retirarse por voluntad propia del proyecto Bourne 4 (aún no tiene título definitivo), tras enterarse de que el estudio Universal contrató a un escritor para trabajar sobre su guión, sin consultarlo. La movida amenaza al film, ya que pone en duda la participación de nada menos que el protagonista Matt Damon. Es que Damon es completamente leal al cineasta británico e incluso protagoniza Green Zone, una película sobre la guerra en Irak que el cineasta estrenará el año próximo. Ni Greengrass ni Damon ni Universal confirmaron o desmintieron la renuncia, que aparentemente se produjo la semana pasada. El estudio no ha respondido los llamados ni los mails, pero algunas fuentes dijeron en privado que hubo una "disputa artística" que todas las partes "están tratando de resolver".

Hace unos días, The Playlist, un blog sobre la industria del cine que dio la primicia, señaló que la pelea giró sobre la decisión de Universal de contratar a Josh Setumer para escribir un "guión paralelo" del film, que cuenta con un presupuesto de 200 millones de dólares. El guión original, enviado unos meses atrás por George Nolfi, escritor favorito de Greengrass, aparentemente no obtuvo una buena respuesta entre los ejecutivos del estudio. A Greengrass no se le informó del cambio de guionistas, y se asegura que montó en cólera al enterarse. El director ya tuvo conflictos con Universal por el costo de Green Zone, que alcanzó al menos los 100 millones: una cifra significativa, si se tiene en cuenta que las películas sobre la guerra en Irak tienden a andar mal en boletería. Por añadidura, este año Universal lanzó una serie de costosos fracasos; el estudio está ansioso por evitar que el presupuesto de Bourne 4 también se salga de control. Aunque El ultimátum de Bourne fue un éxito comercial que recaudó 440 millones, resultó mucho menor de lo originalmente planeado, en parte porque Greengrass nunca tuvo un guión completo y terminó realizando varias y costosas retomas.

Las disputas artísticas son comunes en la industria de Hollywood, donde los directores y productores se ven forzados a debatir las implicaciones de los costos y los cambios de equipo casi a un ritmo diario. Sin embargo, eso rara vez termina con la renuncia del director de un tanque, especialmente con los contratos ya firmados. Tanto

Greengrass como Damon se comprometieron con el proyecto, que debería comenzar a filmarse en el otoño (boreal) de 2010 y llegar a los cines a fines de 2011. Con lo que todavía hay mucho tiempo para que ambas partes arreglen sus diferencias y vuelvan a encarrilar a Bourne 4. Sin Greengrass, Universal podría intentar la movida de retener a Damon y traer a Doug Liman, director de La identidad de Bourne, el primer film de la serie, de 2002.

Si puede resolver el conflicto y retener a las estrellas de la franquicia, Universal ciertamente aún tiene mucho material para seguir adelante con las películas de Bourne, basadas en una trilogía de novelas de Robert Ludlum, quien murió en 2001. Desde entonces, cuatro libros fueron realizados por un escritor fantasma: el quinto, The Bourne Objective, aparecerá el año próximo.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

© 2000-2009 www.pagina12.com.ar  |  República Argentina  |  Todos los Derechos Reservados

Publicar un comentario